The Humans’ es una película dramática con un tono oscuro que en más de una ocasión nos pondrá en una tensión como una buena película de la productora de A24. Una cinta donde transcurre solamente en un dúplex y que seremos testigos de la oscuridad que se cierne sobre una familia americana, vamos como un buen drama. Basado en una obra teatral, el mismo director ha querido llevarlo a la gran pantalla para que más personas nos metamos en la tensión de una familia ajena. Así que, sin más preámbulos, bienvenidos al interior de este dúplex hecho polvo y sentaos entre las cajas de la mudanza.

Una fotografía perfecta en un dúplex cochambroso

The humans’ es la historia de Bigrid, interpretada por la grandísima Beanie Feldstein, una joven que junto con su novio Richard interpretado por Steven Yeun (Okja, Minari, Invencible)  tienen que preparar la cena de Acción de gracias para su familia, los Blake. Pero mientras transcurre el tiempo en aquella cena en un dúplex, la tensión en la familia se volverá cada vez más fuerte. Producida por A24 podemos deducir que algo de terror vamos a sentir. Y si parece contradictorio mezclar el terror más personal de un grupo de personas, en la cinta funciona a la perfección. Todo transcurre en un dúplex, que se cae a trozos e infestado de ruidos atronadoresA veces, no es bueno quitarnos las máscaras que nos protegen de los juicios de los demás, y este film es una prueba más de ello. Porque, una vez mostramos nuestros verdaderos rostros, todo se puede desquebrajar con tanta fuerza que se convierte en algo imposible volver a unir los fragmentos rotos.

the humans, Richard Jenkins, Steven Yeun

Crítica de ‘X’, película producida por A24

The humans: Una mujer sin rostro

‘The humans’ es bastante curiosa, sobre todo en la fotografía. Donde vemos como la cámara en su mayoría de veces está estática en un sitio: en ocasiones vemos un encuadre de todos los miembros de la familia en una habitación a la vez que nosotros estamos alejados de la acción. Toda esta técnica para mantenernos algo alejados de los sucesos que van transcurriendo en la cena de Acción de gracias. Pero no solo nos distancia, sino que nos acerca más como espectadores de una obra de teatro, lo que originalmente era. Un escenario en el interior de un dúplex que también funciona como un plató de las desgracias de una familia. Y luego está el sonido, una enjundia de insoportables ruidos nos harán pensar en más de una ocasión como alguien puede vivir en ese apartamento. Siendo un uso perfecto para mantenernos nerviosos cada vez que escuchamos algo a través de las demacradas paredes del deteriorado piso. Y para rematar, los personajes que no saben ni donde ir ni que hacer, y nos hace pensar en las inquietudes de cada uno. The humans, Richard Jenkins, Steven Yeun

Crítica de Men (2022)

En fin, no os compréis un dúplex en Nueva York

Me parece a mí que A24 le dijo a Karam que si quería que le produjese ‘The humans’ tenía que meter algo de terror, y vaya que si lo promete. Además, veo que está bien acoplado a la cinta, donde juega un papel vital para la trama. Y es que el terror en esta cinta, son las sombras que llevamos por dentro. Algo que nos hará sentir presos por la oscuridad de la misma casa. Me cabrea que en la sinopsis que nos podemos encontrar bicheando por internet nos diga que hay algo de sobrenatural, cuando no lo es. No hay más que dejarse llevar por esos momentos ‘vacíos’ en los que el protagonista divaga y se sincera. Esos instantes en los que sus preocupaciones van cobrando vida en apartamento cochambroso donde se ha mudado Bigrid Blake. El dúplex en sí, es una metáfora de la familia; porque mientras ellos intentan aguantar sobre todas las cosas, el tiempo los va devorando.

Reseña
The Humans
7
Artículo anteriorSziget 2022. Día 4.  La electrónica como reina
Artículo siguienteSziget 2022. Día 5 : Jornada histórica del festival
critica-the-humans-2021-filminAmbientada en un dúplex de antes de la guerra en Manhattan. La familia Blake se reúne con normalidad para celebrar el Día de Acción de Gracias hasta que la oscuridad se cierne sobre el edificio y empiezan a suceder cosas extrañas.