Crítica de ‘Sala de profesores’ (2023): La magia del cine en un aula

Sala de profesores es un thriller psicológico dentro de un aula que ayuda a explorar la complejidad de la naturaleza humana. La película se estrena hoy viernes 2 de febrero en cines.

Sala de profesores es una de las 5 nominadas a la categoría de Mejor Película Internacional para los Oscar de 2024. La película nos invita a asistir a las entrañas de un colegio alemán, con lo que eso conlleva, mostrando tanto a sus alumnos como a sus profesores, poniéndolos en la misma balanza y tratándolos a todos por igual. Nos presenta un estudio fascinante sobre cómo un acto de heroísmo en los ojos de un individuo podría tener un impacto negativo en otra persona. El director Ilker Çatak ha creado un thriller de fuego lento de una manera puramente minimalista, aprovechando los temores internos y las inseguridades del espectador mientras lo hace partícipe de la situación, pidiéndole que se posicione en actos de ambigüedad moral. Un trabajo de cine excepcional.

La película se sitúa en un colegio en Alemania. Carla, interpretada por Leonie Benesch, es una profesora recién llegada a la institución que está tratando de dejar una marca positiva en sus alumnos. A diferencia de sus colegas de profesión que prefieren aprovechar las horas muertas para compartir chismes en la sala de profesores, la prioridad de Carla es claramente preparar a sus estudiantes para el éxito. Cuando un ladrón comienza a robar dinero de la sala de profesores, un consejo de miembros del personal comenzará a realizar investigaciones, iniciando un proceso de no retorno.


Crítica de ‘Oppenheimer’, 13 nominaciones a los Oscar 2024


Todo funciona

Sala de profesores
A Contracorriente Films

Sala de profesores muestra una gestión segura del ritmo y el tono, casi milimétrica, sin recurrir nunca a un conflicto que se sienta prefabricado. Cada elección hecha por sus personajes se siente emocionalmente lógica, revelando cómo las mejores intenciones de uno mismo pueden provocar la situación contraria, dándole a la película un impulso natural y orgánico. Çatak incluso pone al público al límite mucho antes de que se desarrolle cualquier drama, a través de una línea de diálogo aparentemente insignificante o un ligero cambio en la paleta de colores. Esto lo consigue gracias a la fluida dirección de fotografía de Judith Kaufmann, la cual captura algunos fotogramas impresionantes que aumentan el nerviosismo del drama. La banda sonora de Marvin Miller es excepcional, ayudando a aumentar la tensión dramática sin ser intrusiva o dominante. El uso de la relación de aspecto 4:3 ayuda a centrar todavía más la atención en la situación y a generar mayor incomodidad en el espectador. Todo es palpable de una manera u otra, y todo contribuye al proceso continuo que se forma a fuego lento. El guion, firmado por el propio director y Johannes Duncker, funciona de manera eficaz para generar tensión gradualmente mientras mantiene el suspense a la perfección. No obstante, hay suficiente espacio para la interpretación, porque Çatak y Duncker confían tanto en la inteligencia del espectador como en su imaginación. Su trabajo magnífico de escritura construye un drama complejo, sin inclinar la narrativa hacia ninguna parte en particular, desdibujando las líneas entre el bien y el mal, mientras caminan sobre una delgada línea al equilibrar los argumentos y las situaciones presentando un comentario mordaz sobre la disparidad de la política en el aula. Sala de profesores parte de una premisa que suena simple, sencilla y directa, pero se convierte en una exploración compleja, impactante y profunda de la naturaleza humana. Los temas como la verdad, la justicia y la democracia se llevan a estudio con una facilidad pasmosa, pero la cinta en ningún momento llega a convertirse en algo intrincado. Ésta mantiene el enfoque y cimenta la narrativa en la autenticidad, convirtiéndose en una intensa montaña rusa de emociones que te mantiene al borde de tu asiento de principio a fin.


Crítica de ‘Los asesinos de la luna’, 10 nominaciones a los Oscar 2024  


Actuaciones excepcionales

Sala de profesores
A Contracorriente Films

Independientemente de que toda la parte técnica sea excelente, Sala de profesores no podría ser lo que es sin sus magníficas actuaciones. Leonie Benesch da una actuación cruda, brava y fascinante, abordando las complejidades emocionales de su papel de manera muy sobresaliente, consiguiendo incluso transmitir ansiedad y tensión únicamente a través de sus ojos y expresiones faciales. Es compleja y defectuosa, exactamente el tipo de personaje principal que quieres tener en una película. Sin embargo, sus defectos, junto con la ambigüedad moral de sus actos, son una gran parte de lo que la convierte en un personaje tan convincente. El elenco de personajes que la rodean, profesores y estudiantes por igual, son excelentes también. Sarah Bauerett como Vanessa y Michael Klammer como Thomas son adiciones bienvenidas al guion para generar controversia desde el principio. Eva Löbau como la señora Kuhn consigue hacer dudar al espectador en todo momento. Leonard Stettnisch como Oskar es increíblemente bueno a pesar de su corta edad, demostrando que incluso los actores más jóvenes pueden destacar sobre el resto.


Crítica de ‘Barbie’, 8 nominaciones a los Oscar 2024


Esto es cine

Sala de profesores
A Contracorriente Films

Sala de profesores es una película bien elaborada que desde el principio logra atrapar a la audiencia con una creciente tensión y ansiedad. Un estudio de personajes que funciona como un thriller, presentándote algo nuevo cada vez, mientras mantiene el equilibrio justo entre la verdad y el espectáculo, al mismo tiempo que encuentra mucho espectáculo dentro de sus verdades. Con una duración de 1 hora y 34 minutos -no hace falta hacer películas largas para que sean buenas-, Sala de profesores es un thriller psicológico emocionante, tenso y provocativo. Te recomiendo encarecidamente ver esta película en el cine. Es de ese tipo de películas que te hacen pensar y querer comentarla después, es decir, de las que merecen la pena. Puede sonar imposible que una película que tiene lugar por completo en un colegio alemán sea una de las más emocionantes del año, pero esa es la magia del cine. En la pantalla grande, lo imposible, a veces, se vuelve posible.

Sinopsis

Carla Nowak, una idealista profesora de matemáticas y deportes, comienza su primer trabajo en una escuela de secundaria. Cuando se producen una serie de robos en la escuela y se sospecha de uno de sus alumnos, decide llegar al fondo del asunto por su cuenta. Carla intenta mediar entre padres indignados, colegas obstinados y estudiantes agresivos, pero se enfrenta a las implacables estructuras del sistema escolar.
Javier Sánchez
Javier Sánchez
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.

1 COMENTARIO

  1. SALA DE PROFESORES
    Fallos en el sistema colectivo
    Quizá el espectador se acerque a esta sala, a este claustro de profesores, recordando la temática de “La clase” de Canet o el “Hoy empieza todo”, o “La ola” (todos con camisa blanca identificativa) de…, más cuando en boca de los profesores el profesorado no necesita…, y cuando en boca de todos los padres el profesorado necesita… Pues no; aunque sí. Ahí quedan los peligros de los totalitarismos políticos entre las víctimas de los hogares desestructurados. Además, ante tanta vacuidad en las salas de proyección puede sonar la flauta. Añadamos que el personaje central-Carla- figura como polaca, y que tanto el director como el guionista se educaron en Estambul. Si Carla, la idealista profesora, es un personaje estirado que se atraganta al espectador, también los profes, uno por uno, repelen en cuanto a educadores de los que son reflejo. Prejuicios raciales, bullying, grado de adultez personal o colectivo, madurez relativa, tratar a los menores como adultos y como iguales, olvido de la aplicación del ”si natura non dat…” son aspectos que se van desgranando
    ¿Es una crítica sobre si es acertada la estructura del sistema escolar? ¿Son aceptables los métodos coercitivos de la investigación del colegio? Los detalles se dan intercalados entre los diálogos. Como, ejemplo, la cultura turca de cortar las piernas al hijo ladrón, que dice el chofer. Convivencia imposible de culturas, convivencia forzada, intereses encontrados. Todos prestos a defenderse con el ataque como mejor estrategia de defensa. Los padres, los profesores, los alumnos, el colegio… Un microcosmos con un lenguaje apropiado para cada cultura y con reparos; porque con términos como igualdad, libertad, prensa sin censura… pero olvidando sus motivos y efectos; ni verdad ni mentira para nadie, siempre depende del prisma con que se mira. Película muy recomendable. Cine bien realizado, bien interpretado. Problema actual el que muestra. Las soluciones están en el compromiso de cada quien. Haz tu opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Entradas relacionadas

Carla Nowak, una idealista profesora de matemáticas y deportes, comienza su primer trabajo en una escuela de secundaria. Cuando se producen una serie de robos en la escuela y se sospecha de uno de sus alumnos, decide llegar al fondo del asunto por su cuenta. Carla intenta mediar entre padres indignados, colegas obstinados y estudiantes agresivos, pero se enfrenta a las implacables estructuras del sistema escolar.Crítica de 'Sala de profesores' (2023): La magia del cine en un aula

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies