Crítica de ‘Ferrari’ (2023): Una etapa en la vida de Enzo Ferrari

Ferrari, la nueva película de Michael Mann, es un biopic de Enzo Ferrari que se estrena este viernes 9 de febrero en cines.

Ferrari supone el regreso de Michael Mann a la dirección después de 8 años, donde este vuelve al género biográfico con un biopic sobre una etapa en la vida de Enzo Ferrari. Y sí, has leído bien, Ferrari es una película biográfica, no una película de carreras como puede sugerir el tráiler. De nuevo, con esta cinta entramos en la discusión de sí es correcto presentar un tráiler que transmite un enfoque completamente distinto de lo que es la película en sí. Esta práctica anti consumidor está siendo muy utilizada en los últimos años, donde lo que se busca es engañar al espectador para atraerle al cine de una manera u otra. Ferrari lamentablemente peca en realizar esto, pero, oye, es una película de Michael Mann con el fantástico Adam Driver como protagonista, tiene que estar bien igualmente. Sin embargo, Ferrari es una película melodramática, a menudo muy lenta en su ejecución, que se detiene y se detiene con más frecuencia de lo que acelera en sus mejores momentos.

Ambientada en el verano de 1957, el ex piloto de carreras convertido en empresario Enzo Ferrari, interpretado por Adam Driver, está en crisis. La compañía que él y su esposa Laura, interpretada por Penélope Cruz, construyeron de la nada 10 años antes se enfrenta a la bancarrota. Sin otra opción, Ferrari se empuja a sí mismo y a sus pilotos al límite cuando se lanzan a la Mille Miglia, una traicionera carrera de 1.000 millas en toda Italia.


Crítica de ‘Le Mans ’66’, como hacer una película de carreras


Un enfoque equivocado

Adam Driver como Enzo Ferrari
Diamond Films España

Ferrari cuenta con un gran problema en su enfoque, donde ésta simplemente no se decide por uno u otro, lo que deriva a un problema en su estructura. Quiere ser biopic a la vez que quiere ser una película de carreras, fallando en el intento en ambas ocasiones. Sin embargo, el mayor problema de Ferrari es que existe ‘Ford v Ferrari, o como se llamó aquí en España ‘Le Mans ’66‘. Si se piensa en películas de carreras, es complicado olvidar la película que protagonizó Christian Bale, una cinta que consigue hacer amar al género hasta al menos enterado del mundo del motor. Desafortunadamente, en muchos sentidos, Ferrari sufre si la comparamos con ella. Las historias que las dos películas cuentan podrían no considerarse casi idénticas, pero hay una superposición significativa en ellas. Ambas narran los hechos en la vida de una persona cercana a una compañía de coches que necesita un empujón mediante la victoria en una importante carrera, para así poder sobrevivir financieramente. Entonces, si la cinta de 2019 fue tan buena presentando una historia similar, ¿por qué Ferrari no logra lo mismo? De nuevo, el enfoque. Mientras que la primera se enfocaba más en las vidas de sus personajes, los mismos que luego iban a pilotar los coches que debían ganar la carrera -esto provocaba que el espectador se involucrara-, Ferrari nunca encuentra su ritmo. La película intenta hacer malabares con todos los asuntos de Enzo e inevitablemente deja a las carreras como algo secundario, mientras que descuida el tratamiento del resto de sus personajes y no da a los espectadores una razón genuina para mantenerse involucrados.

Entonces, si ambas mantienen un enfoque distinto aunque compartan una historia similar, ¿por qué es justo compararlas? Simplemente, porque como ya he dicho, Ferrari lo quiere todo, quiere que nos involucremos en un drama familiar y en un drama financiero que depende de las victorias de sus coches, mientras se vende como una película de carreras tremendamente influenciada por las que vimos en ‘Ford v Ferrari’. La trama no logra centrarse en ambas cosas -quiere ser dos películas en una-, consiguiendo que ambas pierdan fuerza e interés en sus 2 horas y 10 minutos de duración, dejando a Ferrari como un quiero y no puedo de manual. En este sentido, tal vez se habría beneficiado de ser una película biográfica algo más convencional, una que mostrara a Enzo a lo largo de su vida, en lugar de tratar de querer ser una película de carreras -como intenta hacernos creer el tráiler- a medias. Este hecho es frustrante, porque las escenas interpersonales entre Enzo y sus pilotos son realmente memorables, un indicio de la verdadera figura mucho más interesante que suponía Enzo en la industria. Es inevitable pensar que si Mann hubiera centrado las 2 horas en esta relación, habría sido una película mucho mejor que el drama romántico salpicado de carreras -terriblemente aburrido en muchas ocasiones- que nos presenta.


Crítica de ‘Gran Turismo’, como no hacer una película de carreras


Un problema con sus personajes

Penélope Cruz como Laura Ferrari
Diamond Films España

No todo es malo. En lo técnico, todo está elegantemente elaborado como se podría imaginar de alguien del calibre de Michael Mann. Los decorados, los trajes inmaculados, los coches de carreras de la década de 1950 fielmente reconstruidos, todo se siente realmente genuino, pero una vez llegamos a las actuaciones, hay ligeros problemas que comentar. Empezaré por el elefante en la habitación, Adam Driver, de 39 años, está interpretando a Enzo Ferrari, de 60 años. Y si bien la caracterización del personaje a través del maquillaje y el vestuario es magnífica, hay algo -no sabría decirte el qué exactamente- que no termina de funcionar. Si nos metemos en verada con su actuación, Driver es un excelente actor, muy hábil en papeles dramáticos, pero no veo que este sea uno de sus mejores trabajos. El actor canaliza sus esfuerzos casi por completo en la fisicalidad de la superficie de Enzo -su acento, su porte, sus gestos, etc.-, pero no logra transmitir lo necesario en las escenas más dramáticas. La que sí consigue traer la mejor actuación en toda la película es Penélope Cruz como Laura Ferrari. Al contrario que Driver, ella consigue presentarnos un papel devastador, convincente y realista robando completamente el show. El resto de personajes quedan lamentablemente en un segundo plano constante, con actores y actrices luchando por sacar lo mejor de donde no hay, como es el caso de Shailene Woodley.


Crítica de ‘Historia de un Matrimonio’, Adam Driver se sale


Un chasco para muchos

Gabriel Leone como Alfonso de Portago
Diamond Films España

La medida de una buena película biográfica es siempre su capacidad para crear una historia atractiva sobre la persona en su centro, sin importar el conocimiento previo sobre esa persona. La historia amorosa y trágica de Enzo no se vuelve atractiva en ningún momento, haciendo que la película se sienta mucho más larga de lo que realmente es, con un ritmo que tiende a arrastrarse en muchas ocasiones. En términos de calidad, Ferrari puede compararse directamente con la reciente ‘Napoleón‘ de Ridley Scott. Aunque ambas son más que dignas de ver, podría decirse que no son del todo los que se esperaba de ellas. Igualmente, estoy seguro de que habrá algunos que sacarán algo de esta película, ya sea por los aman contemplar la habilidad y la belleza de una película de Michael Mann o por aquellos que están genuinamente interesados en la historia de la vida de Enzo Ferrari. Aunque la realidad es otra, ya que seguramente sean más los que quedarán tremendamente insatisfechos cuando se encuentren en la sala una película completamente diferente a lo que creen que van a ver, ya sea por lo que Ferrari vende que es en el tráiler, o por lo que intenta ser sin éxito a lo largo de la cinta. Sin duda, uno de los mayores chascos del año.

Sinopsis

Verano de 1957. El expiloto de carreras Enzo Ferrari está en crisis. La bancarrota acecha a la empresa que él y su esposa, Laura, construyeron de la nada diez años atrás. Su tormentoso matrimonio se encuentra en medio de una gran crisis, mientras lidian con la muerte de su hijo. En esta crucial etapa, Ferrari tomará decisiones arriesgadas apostándolo todo en una única carrera que atraviesa 1.000 millas a lo largo de toda Italia: la Mille Miglia.
Javier Sánchez
Javier Sánchez
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Entradas relacionadas

Verano de 1957. El expiloto de carreras Enzo Ferrari está en crisis. La bancarrota acecha a la empresa que él y su esposa, Laura, construyeron de la nada diez años atrás. Su tormentoso matrimonio se encuentra en medio de una gran crisis, mientras lidian con la muerte de su hijo. En esta crucial etapa, Ferrari tomará decisiones arriesgadas apostándolo todo en una única carrera que atraviesa 1.000 millas a lo largo de toda Italia: la Mille Miglia.Crítica de 'Ferrari' (2023): Una etapa en la vida de Enzo Ferrari

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies