Crítica de ‘El retorno’ (2024)

El retorno es una película de bajo presupuesto que ha conseguido entrar en el circuito de la distribución cinematográfica. Olvida todo lo malo que oigas o leas sobre ella. Eso es toda una proeza y uno de las cosas buenas del cine que nos ha tocado vivir (que no todo iba a ser CGI malo)

Decía Alaska que lo bueno de los 80, musicalmente hablando, es que cualquiera que tuviera algo que decir podía coger una guitarra y gritarlo. Suena a slogan Mr. Wonderful, pero lo que Alaska estaba justificando era la falta de formación y calidad artística en músicos y cantantes. No primaba el talento y la formación, sino la libertad de que ya podía hacer música todo el mundo.

Pasemos por alto que toda la movida eran niños de papá que se podían permitir jugar a ser cantantes, pero ahora vivimos ese momento en un medio aún más inesperado: el cine. La democratización de los medios de producción de una película ha permitido algo que hace nada era absolutamente impensable: que cualquiera pueda hacer un largometraje.

Eso sí, parafraseando ahora a Borges, escritor no es el que escribe, sino el que publica. Esto se puede trasladar al ámbito cinematográfico como que no es director el que hace un largo, sino el que lo distribuye. De lo contrario, lo que ha hecho es un video de youtube de hora y media.

Todo esto viene para dejar muy claro el mérito de esta película dirigida por Fernando M. Larrea, y eso quiero que prime por encima de todo. Enhorabuena, porque has hecho una película con tus propios medios y la has conseguido colocar en el circuito de exhibición. Has cumplido el sueño del 90% de personas que estén leyendo esta crítica (yo incluido).

Dicho queda, ahora bien. El retorno adolece en exceso de la falta de presupuesto. A nivel de arte, iluminación y caracterización. El sonido está bien grabado, gracias a Billy Wilder, pero el diseño sonoro falla a veces, con efectos que en ocasiones pisan la voz. Eso sí, los diálogos suenan perfectamente y la dicción de Navasquillo es magnífica. Lo único, que a veces se tropieza al hablar y se ve más un error que una naturalidad buscada. También parece que está leyendo el guion. Suena todo como a una recitación del texto. Esa es el tono o la propuesta, pero queda artificioso. Eso no es malo si toda la película llevara ese tono, pero choca con el aspecto de “cinema verité” de la narración.

Ese es el problema, que el aire “cutre” no se ve buscado sino impuesto por las carencias presupuestarias. Si el director hubiera buscado una alternativa, como el found footage, la escuela dogma o cualquier otra vía, el espectador absorbería la propuesta naturalista como pretendida, no como “pobre” (en el sentido económico y narrativo)

Me ha dado la sensación de que en El retorno ha habido demasiadas cabezas pensantes y, lo que es peor, demasiadas personas decidiendo. La película está codirigida con la directora de fotografía (y, por lo que dijeron en la presentación, Larrea se incorporó con el proyecto ya en marcha). Eso, así a priori… no me parece buena idea. No por otra cosa, sino porque son varios quienes toman ideas creativas la personalidad de la película se resiente.

Por otra parte, es un proyecto de Ana Navasquillo, guionista, productora y protagonista absoluta de la cinta. Ella monopoliza toda la película. El guion es prácticamente un monólogo y esto es muy peligroso porque tienes el riesgo de saturar al espectador. Poniendo ejemplos españoles, esto se evita de manera óptima alternando el diálogo con secuencias ajenas (como en Carmina o Sesión de noche, aunque este sea un diálogo entre dos personas) o con una locura visual como en Enterrado. Esto le ha fallado a los dos directores (seguramente tres, porque la personalidad de Navasquillo debió pesar suficiente) y, seguramente, si sólo hubiera habido una batuta podría haberlo llevado a mejor término.

Larrea, Navasquillo, que sé que me estáis leyendo. Habéis hecho una película. No os iba a quedar perfecta a la primera. Ni Ciudadano Kane fue el debut de Welles ni Memento el de Nolan. Y, aunque así hubiera sido, tenían presupuesto para hacer lo que quisieran. Quedaos con ello. Para la próxima, un consejo, que sólo haya una persona tomando las decisiones creativas, tratad de hacer algo más chocante visual y narrativamente, si la película reside entera en una sola persona, que sea un personaje icónico (que tartamudee, que hable con acento húngaro, que lleve el pelo rosa o maquillaje a los años 20… lo que sea pero que no deje que el espectador la olvide) y, con lo que habéis aprendido haciendo El retorno, os va a salir algo memorable.

Sinopsis

Silvia vive sola con hija Laura. En la casa empiezan a pasar sucesos extraños, la luz se apaga de repente, piezas de ajedrez que se mueven solas, suenan ruidos que no se sabe de donde vienen. En las noches los sucesos se acentúan poniendo en peligro la vida de Silvia. Silvia tendrá que descubrir que es lo que esta pasando mientras busca mantener unida a su familia.
Eitán
Eitán
En verdad soy de Santander, pero tengo esta gracia hablando

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Entradas relacionadas

Silvia vive sola con hija Laura. En la casa empiezan a pasar sucesos extraños, la luz se apaga de repente, piezas de ajedrez que se mueven solas, suenan ruidos que no se sabe de donde vienen. En las noches los sucesos se acentúan poniendo en peligro la vida de Silvia. Silvia tendrá que descubrir que es lo que esta pasando mientras busca mantener unida a su familia.Crítica de 'El retorno' (2024)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies