Crítica de ‘Dos chicas a la fuga’ (2024): El Coen gracioso

Dos chicas a la fuga es la última película de Ethan Coen. Una comedia descarada que se estrenó ayer 1 de marzo en cines.

Dos chicas a la fuga es la vuelta a la dirección de Ethan Coen tras la división temporal -esperemos- con su hermano. Mientras Joel Coen dirigió en 2021 ‘Macbeth‘, una cinta más dramática de lo que habitualmente estábamos acostumbrados a ver de ambos hermanos, Ethan llega con Dos chicas a la fuga, una road movie en formato de comedia lésbica. Desde la escena de apertura, será notable de inmediato el cambio tonal y estilístico de sus trabajos anteriores. Esta película es una comedia delirantemente tonta y exagerada en muchas ocasiones, que puede recordar al tono de ‘El gran Lebowski, pero llega a rozar más lo absurdo. Ojo, que esto no es malo si se hace de manera intencionada, que es exactamente lo que nos encontramos. Como buena película con el sello Coen: el secuaz es inepto, la broma es ingeniosa, el diálogo es pausado y hay varios personajes secundarios memorablemente extraños en el camino. En esencia, la película es un romance en ciernes genuinamente cómico.

Jamie, interpretada por Margaret Qualley, una mujer de espíritu libre, y Marian, interpretada por Geraldine Viswanathan, una persona mucho más callada y vergonzosa, emprenderán un viaje por carretera hacia Tallahassee ignorando que habrán cometido una desafortunada confusión en una agencia de alquiler de coches que pondrá sus vidas en peligro.


Crítica de ‘Dream scenario’, a24 lo vuelve a hacer


Un poco más no habría venido mal

Margaret Qualley como Jamie y Geraldine Viswanathan como Marian
Universal Spain

Lo que separa Dos chicas a la fuga de otras películas de los Coen es su profundidad y tono general. Esta cinta dura menos de 80 minutos, lo que mantiene la trama a un ritmo decente a favor de la comedia, pero como resultado, se indaga menos de lo habitual en la historia y los personajes, cuando ambos son bastante interesantes. Se podría argumentar que la película solo busca invertir en la comedia y su encanto a nivel de superficie, pero es obvio que se necesita algo más para calar en el público general. La falta de peso dramático en los procedimientos juega una mala pasada, ya que cualquier tensión o drama generalmente deriva en humor y evita que la película se pueda tomar en serio lo suficiente como para ver más allá. Dos chicas a la fuga consigue lo que se propone, hacerte reír, pero no consigue llegar a las cotas que han alcanzado los trabajos pasados de los Coen. El elenco se lo pasa deliberadamente bien, algo que contribuye al humor implícito en las escenas. Viswanathan es un reflejo del espectador, inmersa en un mundo nuevo para ella. Qualley, con un hilarante acento tejano en la versión original -desconozco que harán en la versión doblada-, es tan obscena y salvaje como le permite el guion. La química de ambas en pantalla establece el tono desde el principio, y continúa construyéndose durante de la película. Los cameos de Pedro Pascal o Matt Damon, a pesar de sus breves apariciones, traen varias de las escenas más graciosas de la película. No obstante, lo mejor de Dos chicas a la fuga son las actuaciones de los secuaces que persiguen a las chicas, interpretados por Joey Slotnick y C.J. Wilson, que acaparan casi la totalidad de escenas de humor más ingeniosas y menos tontas, más propias de los Coen.


Críticas de ‘Reina Roja’, la adaptación del best-seller de Juan gómez-Jurado


No está mal para pasar un buen rato

Chicas a la fuga
Universal Spain

Dos chicas a la fuga cuenta con un estilo y una premisa que parece salida de los mismísimos 2000, aunque también introduce imágenes psicodélicas más propias de los 80. Estás imágenes, aunque son visualmente interesantes al principio, rápidamente se vuelven incómodas y repetitivas de una manera incongruente con el resto del ambiente general de la película y acaban por ‘cortar el rollo’. Gracias a su corta duración, algo extraño hoy día, Dos chicas a la fuga funciona perfectamente como película para pasar un buen rato. Puede que no alcance las alturas creativas de películas anteriores de los hermanos Coen, pero aquellos que busquen algo de esa vieja escuela Coen, definitivamente lo encontrarán aquí y saldrán satisfechos en mayor o menor medida. Para aquellos que buscan un número decente de risas, ofrece una dosis lo suficientemente buena como para justificar una recomendación.

Sinopsis

Una chica fiestera viaja de Filadelfia a Miami con una amiga más reservada Por el camino recorren los bares y encuentran, entre otros obstáculos, una cabeza cortada en una sombrerera, una exnovia amargada, un maletín misterioso y un senador malvado.
Javier Sánchez
Javier Sánchez
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Entradas relacionadas

Una chica fiestera viaja de Filadelfia a Miami con una amiga más reservada Por el camino recorren los bares y encuentran, entre otros obstáculos, una cabeza cortada en una sombrerera, una exnovia amargada, un maletín misterioso y un senador malvado.Crítica de 'Dos chicas a la fuga' (2024): El Coen gracioso

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies