Ciclos regresa a Apple TV+ con su 3ª temporada para seguir haciéndonos reír, llorar, sufrir y disfrutar con Jason y Nikki, la pareja más adorable de la televisión; y ahora son padres…

El pasado viernes, 22 de Julio, volvía a Apple TV+ su serie más infravalorada -o desconocida más bien-; una dramedia de 30 minutos que nos sitúa en medio de un proceso de adopción por parte de una pareja que no puede tener hijos de manera natural. Ciclos -Trying en su título original- vuelve después de un año de parón para hacer nuestra vida un poquito mejor.

Si la primera temporada nos hablaba del choque y la aceptación de no poder concebir hijos y la consiguiente búsqueda de una alternativa para ello; y la segunda del sufrido y agónico proceso de selección y preparación para adoptar a un niño, esta tercera nos mete de lleno en el momento en el que se cumple el sueño y, por fin, te conviertes en padre.

ciclos

Jason (Rafe Spall) y Nikki (Esther Smith) se despiertan a la mañana siguiente del último capítulo de la 2ª temporada y se encuentran con que tienen 2 niños en casa; Princess, la niña que han podido adoptar, pero también a Tyler, el hermano biológico de esta, el cual se encuentra en medio del proceso de encontrar un nuevo hogar. Por supuesto, nuestros protagonistas harán todo lo posible para quedarse también al niño y de este modo mantener unidos a los dos hermanos.

Una vez presentado el conflicto que va a vertebrar la temporada, Ciclos se dedica a hacer lo que mejor sabe hacer; ser un oso de peluche al que quieres abrazar. Poner en valor cosas sencillas, quitarse de encima el cinismo reinante de nuestros días y mirar el mundo con gafas de color de rosa. El enfoque determina la realidad, ese principio básico que la serie entiende muy bien; y que, sin dejar de lado el dramatismo de la situación; en muchas ocasiones, la felicidad es una opción que puedes elegir.

Con una complejidad mucho mayor de lo que aparenta; la serie es una travesía por todos los problemas a los que se enfrenta la generación millennial; los trabajos precarios, el vivir de alquiler y no poder comprar una vivienda, tener hijos o no tenerlos, el vacío de una sociedad consumista que nos ha sumido a todos en un nihilismo descorazonador. Habla de todo esto; sin que te des cuenta, sin ponerlo en primer término, sin hacer de ello un caballo de batalla; y con un tono ligero; y ahí reside su complejidad, en hacer fácil lo difícil; y enviando una tesis clara y contundente; todo es una mierda, pero no le pierdas la cara a la vida, que también puede ser maravillosa.

CRÍTICA DE «LA SERPIENTE DE ESSEX»

Reseña
Ciclos, 3ª Temporada
8
Artículo anteriorCrítica ‘Vortex’ (2021) [Filmin]: Gaspar Noé y lo absurdo de ser humano
Artículo siguienteCrítica de ‘Fanático’ (2022) [Netflix]: la fama duele
Samuel Limón
Soy un tipo optimista, aunque todo pueda salir mal, que lo hará, nunca pierdo el optimismo. Si tengo que decir las tres cosas que más me definen; primero y más importante, las hamburguesas me gustan sin pepinillo; segundo, los palillos redondos, nunca planos; y tercero, mi madre dice que soy el hijo perdido de Jack Burton... y que nací en Ciudad Esmeralda.
critica-ciclos-3atemporada-sin-spoilersEl mayor deseo de Nikki (Esther Smith) y Jason (Rafe Spall) es ser padres, pero es lo único que no pueden tener. ¿Cómo van a llenar los próximos 50 años si no pueden formar una familia? Después de descartar otras opciones, Nikki y Jason deciden adoptar y se enfrentan a un mundo de nuevos y desconcertantes desafíos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.