Sophie Hyde presenta nuevo trabajo Buena Suerte, Leo Grande, tras varios proyectos independientes. Encabezado por Emma Thompson junto con el joven Daryl McCormack, nos cuentan una pequeña historia con el sexo como hilo conductor.

Nancy Stokes, interpretada por la maravillosa Emma Thompson, es una viuda jubilada que contrata los servicios sexuales de Leo Grande. Solo ha tenido sexo con su marido y después de darle mil vueltas a sus fantasías, por fin decide dar el paso de tener una nueva experiencia. Al igual que la historia, Buena Suerte, Leo Grande es una película sencilla, sin grandes alardes, sustentada por los dos actores que se comen la pantalla gracias a la buena química que desprenden. Hablan, se desnudan y follan.

Los encuentros de la protagonista con el joven gigoló son pura magia. Ella que ha vivido y ha inculcado la represión sexual, ahora se da cuenta de que necesita desfogarse. Pero a diferencia que los hombres que llegan a la habitación descargan y se van, Nancy necesita ir poco a poco e ir soltando el lastre que lleva dentro, Leo Grande es un superhombre, ojos preciosos, una cara perfecta, un cuerpo sin un solo gramo de grasa y unos abdominales que quitan el hipo. Es todo un profesional que sabe llevar a donde quiera su clienta.

Crítica de CONTANDO OVEJAS

Sophie Hyde no necesita mucho. Con una habitación, dos actores y buenos diálogos ya tiene suficiente para contar una película. Dividida en cuatro encuentros, la directora irá desenmascarando a los protagonistas. Leo Grande vende fantasía, una relación idealizada y Nancy necesita algo más. Necesita conocer y conectar con el gigoló. Quizás puede parecer que esa simpleza se queda un poco pobre en cuanto a puesta en escena, pero la directora demuestra que no tiene que hacer grandes alardes para poder crear buenos momentos. En su sencillez está la virtud.

Buena suerte, Leo el Grande Emma Thompson Daryl McCormack,

Interesante la percepción que da la película de la prostitución y muy de actualidad. El gobierno español lleva un tiempo queriendo hacer una ley para abolir la prostitución y la película viene como anillo al dedo para conocer el negocio. No obvia que hay esclavas sexuales, pero en el caso de Leo es meramente profesional. Un hombre libre que ha decidido ese trabajo y además le gusta. Es un negocio con el que disfruta sabiendo cuáles son los límites. Un tiempo contratado para cumplir los deseos del cliente. La línea de fantasía y realidad es muy fina y para Nancy quizás inexistente. Cuando se termina el tiempo como Cenicienta, al final la fantasía se rompe y se vuelve a la realidad.

El papel de Emma Thompson es un caramelo. La actriz lo aprovecha y saca todo el jugo a un personaje con muchos miedos, vergüenzas e inseguridades. Muchas mujeres de su edad cuando vean la película se sentirán representadas. Una generación que ha vivido reprimida su sexualización y que ni siquiera conocen el placer de un orgasmo. Su personaje es el que más matices tiene, a diferencia de Leo que resulta un personaje con menor recorrido y Daryl McCormack luce menos . Emma Thompson valiente, da un paso más y no teme a desnudarse. Que importa si su cuerpo ha envejecido o la barriga esté flácida o que los pechos estén caídos… en definitiva, es una mujer de unos 60 y pico años conociendo su cuerpo para gozarlo.

Buena suerte, Leo el Grande Emma Thompson

La naturalidad con lo que se habla de sexo y se muestra es una maravilla. No hay tapujos para tener una conversación sobre el sexo oral o plasmar en pantalla la lujuria entre ellos dos. Logra que los perjuicios del espectador se rompan y al igual que Nancy veamos más allá de unas arrugas. Cuanto más lejos de las vergüenzas más cerca uno estará de ser una persona más libre. Nancy, una profesa de religión, es el claro ejemplo de ello. Años de estar metida en una jaula reprimida le vale sus encuentros con Leo para despojarse de sus vergüenzas.

Puede parecer que Buena suerte, Leo Grande sea una película solo dirigida a esas mujeres ya entradas en la menopausia, pero sería un error de dimensiones catastróficas. La película puede llegar a todo el mundo. Seguramente uno se mirará en el espejo después de ver la película y encontrará un cuerpo imperfecto con ganas de disfrutar de él. Sophie Hyde se mueve entre la comedia y el drama ligero. Ni es una película que hará sacar carcajadas ni lo pretende y tampoco hará llorar al espectador. Todo está un tono muy liviano que al terminar queda el sabor de haber disfrutado de una pequeña, pero magnífica película. Son de esas películas que dejan muy buen cuerpo.

Reseña
Buena suerte, Leo Grande
7
Artículo anteriorSziget 2022. Día 6. El final de una gran aventura
Artículo siguienteCrítica de ‘Dragon Ball Super: Super Hero’ [2022]: Sin Spoilers
critica-buena-suerte-leo-grande-2022Nancy Stokes, es una maestra jubilada y viuda, con el anhelo de tener nuevas experiencias, conexión humana y algo de sexo. Mientras que su esposo, Robert, le proporcionó un hogar, una familia, “algo parecido a una vida”, el buen sexo nunca estuvo presente. Pero ahora que se ha ido, Nancy tiene un plan: Tener una aventura con un terapeuta sexual, llamado Leo Grande. En una habitación de hotel, Nancy se encuentra con Leo, se ve tan bien como en la foto, pero lo que Nancy no esperaba era una buena charla y exceder sus expectativas de sexo. Con una creciente confianza sexual, Nancy comienza a relajarse, algo en ella comienza a cambiar y sus gastadas barreras comienzan a caerse.