Crítica de ‘Argylle’ (2024): ¿Qué hace señor Vaughn?

Argylle es la primera entrega de la nueva franquicia del director Matthew Vaughn, responsable de la exitosa Kingsman. La película se estrena mañana 2 de febrero en cines.

Argylle es la nueva película de Matthew Vaughn. Si repasamos la carrera cinematográfica del director, queda bastante claro que ha acabado por desarrollar un estilo característico, una especie de subgénero en sí que hace que sus películas actuales sean muy reconocibles, y que podría definirse como una mezcla de secuencias de acción impactantes llenas de personajes extravagantes. Cualquiera lo diría, pero pasó de aparecer prácticamente en escena con ‘X-Men: Primera generación‘ y ‘Kick-Ass: Listo para machacar‘ para luego comenzar la franquicia de Kingsman, la cual ha puesto su nombre en el mapa y ha generado una gran base de fans. Aprovechando el tirón, Vaughn se dispone con Argylle a establecer una nueva franquicia de los huevos de oro. Sin embargo, si repasamos las entregas de Kingsman, la franquicia pasó de un petardazo con la primera entrega -¿Quién no se acuerda del impresionante plano secuencia de acción en la iglesia que nos dejó a todos boquiabiertos?- a reciclar ideas con la segunda y a decepcionar con la tercera -que era una precuela-. Lamentablemente, Argylle sigue los mismos pasos que la tercera.

Argylle se centra en la autora Elly Conway, interpretada por Bryce Dallas Howard, quien es la humilde creadora de la serie de libros de espías más vendida, la cual lleva el nombre de su personaje ficticio protagonista, el agente Argylle, interpretado por Henry Cavill. Una vez la cuarta novela sale a la venta, Elly intenta escribir la siguiente entrega, sin saber que su escritura está a punto de sacudir el mundo real del espionaje.


Crítica de ‘Cualquiera menos tú’, Sydney Sweeney, Koalas y marcapasos


Elenco muy desaprovechado

Argylle
Universal Pictures Spain

El primer reclamo de Argylle es su reparto lleno de estrellas de Hollywood conocidas. Independientemente del declive de la franquicia en cuanto a calidad, sigue siendo un gran expositor para la base de fans del director, con lo cual dudo que haya sido complicado convencer a los actores para que se unan a la cinta. Como protagonista principal nos encontramos a Bryce Dallas Howard, quien en los últimos años ha saltado de la actuación a la dirección, habiendo dirigido múltiples episodios de ‘The Mandalorian‘ en Disney+. Su actuación como Conway es correcta y entretenida -se nota que la actriz se lo ha pasado bien interpretando este papel-, pero muy sencilla y en algunos casos demasiado pretenciosa. Sam Rockwell, quien interpreta a su principal compañero de escena a lo largo de la cinta, demuestra lo buen actor que es ya que, a pesar de contar con un papel muchas veces ridículo, es lo mejor de Argylle con bastante diferencia, trayendo los mejores gags. Aquí comienza el primer problema, aunque el guion exija química entre estos dos personajes protagonistas, esta nunca llega a manifestarse, dejando varias situaciones forzadas. Otro gran nombre que aparece y que su talento queda completamente desaprovechado por culpa del guion, al igual que Rockwell, es Bryan Cranston, quien interpreta a Ritter y quien es, desafortunadamente, el villano menos peculiar y apasionante del gran repertorio de Vaughn.

Pero es que la cosa no acaba ahí, ya que el reparto de Argylle tiene trampa. La cinta publicita su reparto en el poster como si todo el elenco contara con una presencia similar a lo largo de ella. Sin embargo, el elenco restante solo obtiene pocos minutos en pantalla, contando prácticamente como cameos. Nombres como Samuel L. Jackson, Ariana Debose, Henry Cavill, Cathrine O’Hara -quien trae los momentos más divertidos a la cinta-, John Cena -que hemos podido comprobar que está fantástico en papeles cómicos con ‘El Pacificador‘- o Dua Lipa -quien está comenzando su carrera como actriz y la acabamos de ver en ‘Barbie‘- están en gran medida desaprovechados y superados en pantalla por Alfie, el gato de Conway.


Crítica de ‘Concrete Utopia’, una revisión de la humanidad


Como Kingsman, pero no

Argylle
Universal Pictures Spain

Los fanáticos podrán detectar varias referencias del universo de Kingsman a lo largo de la película. Vaughn no solo continua con su estilo característico a través de la dirección y la fotografía, sino que incluso se pueden ver varios elementos en set. Esto enfatiza aún más como el director quiere crear un universo compartido entre sus diferentes franquicias, y se confirma con la escena post-créditos. Como conjunto, Argylle mantiene toda la esencia de Kingsman, pero se pervierte desde un principio y abraza más la comedia en vez de combinar ésta con la acción característica. Eso no quita que no haya acción, pero esta se vuelve más simple que en anteriores entregas. Estilísticamente, Argylle depende en gran medida de los efectos visuales CGI, los cuales son bastantes pobres y acaban por sacarte de la trama en ocasiones. Y, por alguna razón que desconozco, el guion pasa de tener un enfoque serio, mezclado con humor, en la primera parte de la cinta, a tener un enfoque completamente ridículo, perdiendo todo tipo de seriedad para el final, como si la película no se tomara en serio ni a ella misma.


Crítica de ‘Chicas malas’, la vuelta del clásico adolescente


Buen marketing, mala ejecución

Argylle
Universal Pictures Spain

Lo más interesante alrededor de Argylle no es el marketing que se ha hecho por venir del creador de Kingsman o por tener el elenco que tiene, sino el misterio que hay detrás de la novela del mismo nombre y autora en la que se basa, que se acaba de publicar a principios de este mes, poco antes del estreno de la cinta. El enigma formado alrededor de quien puede ser la figura que se esconde tras el seudónimo ha ayudado a la promoción de la película, y más aún cuando varias teorías apuntan a que puede ser Taylor Swift -que precisamente pocos fans no tiene-. Viendo todo lo que se ha generado a su alrededor, preveo que hará una buena taquilla, pero no puedo recomendarla en absoluto. Su guion tonto repleto de giros -Vaughn no co-escribe como acostumbra a hacer-, muchas veces injustificados y metidos con calzador, lastran la trama volviéndola complicada y tediosa cuando no lo es, hasta tal punto de hacer que las 2 horas y 19 minutos se hagan tremendamente largas e incluso aburridas. El encanto que generalmente emana de otras obras de Vaughn -la primera entrega de Kingsman y si acaso la segunda- simplemente no está presente aquí, dejando como resultado una película a veces mediocre y bastante artificial. Como decía, la escena post-créditos insinúa que continuará, pero ¿realmente hace falta?

Sinopsis

Cuando las tramas de sus libros empiezan a parecerse demasiado a las actividades de un siniestro sindicato clandestino, la introvertida autora de novelas de espías Elly Conway y su gato se ven inmersos en el verdadero mundo del espionaje… donde nada, ni nadie, es lo que parece.
Javier Sánchez
Javier Sánchez
Estudiante de Ingeniería Infórmatica, amante del cine y las series.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Entradas relacionadas

Cuando las tramas de sus libros empiezan a parecerse demasiado a las actividades de un siniestro sindicato clandestino, la introvertida autora de novelas de espías Elly Conway y su gato se ven inmersos en el verdadero mundo del espionaje… donde nada, ni nadie, es lo que parece.Crítica de 'Argylle' (2024): ¿Qué hace señor Vaughn?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies