Amor de Madre es la comedia española que estrena Netflix este fin de semana, haciéndola coincidir con el día de la madre, que se celebra este mismo domingo. Dirigida por un habitual en este género, Paco Caballero, y protagonizada por los no menos habituales, Carmen Machi y Quim Gutiérrez.

 

Amor de Madre comienza con lo que podría ser un final típico en películas de comedia romántica… Un hombre entra de forma triunfal en la celebración de una boda para impedirla. La novia, sin pensarlo dos veces, se da a la fuga, dejando maltrecho, en el mismo altar nupcial, al despechado novio José Luis (Quim Gutiérrez). A José Luis no le devuelven el dinero depositado para el que iba a ser su viaje de Luna de Miel, por lo que, su madre, Mari Carmen (Carmen Machi) le convence para aprovechar el viaje, siendo ella quien lo acompañe.

Ver Amor de Madre en Netflix

Las Islas Mauricio es el lugar elegido para las aventuras y desventuras de este singular dúo. Bello emplazamiento totalmente dedicado al turismo extranjero, lugar de resorts de los de todo incluido, un paraíso en La Tierra. Allí, José Luis tampoco parece feliz. Está claro que no pasa por el mejor de sus momentos. El que te dejen plantado en el altar el mismo día de tu boda no es plato de buen gusto, pero Las Islas Mauricio bien pueden ser ese clavo que saca otro clavo. Eso y tu madre. Porque tu madre es para siempre, si hay alguien que te va a dar una oportunidad tras otra en esta vida, sin importar nada de lo que hagas o dejes de hacer, es ella.

 

Amor de Madre no transcurre únicamente alrededor del hijo José Luis. Este chico está claro que necesita cambiar su vida, o al menos, la forma que tiene de afrontarla. Un chico huraño, que rechaza la figura de su madre como si de un adolescente descerebrado se tratara. Un chico mohíno, anda cabizbajo por la vida, sin valentía alguna ante cualquier piedra en el camino, muy triste. Él ya sabía que su matrimonio no iba a solucionar nada, que le haría más desgraciado, pero como muchos, piensa que le puede dar un nuevo sentido a su relación, hacerla mejor, ya que es eso lo que se debe hacer, lo que tenemos inculcado por la sociedad. Una sociedad que nos hace creer en ese estamento y en vivir en pareja, cosa que te aleja totalmente de ti como individuo, impide tu crecimiento como persona.

Amor de madre Quim Gutierrez

Pero el gran personaje de la película es Mari Carmen, la madre. Una mujer engañada por su marido, tal y como ella dice. Un hombre que cuando lo conoció se desvivía por ella y la hacía disfrutar de una vida plena, compartiendo momentos y aventuras. Siente que no ha aprovechado su vida plenamente. Dejó de trabajar para dedicarse a su casa, su marido y su hijo, dejó de viajar, dejó de salir a divertirse, casi dejó de vivir. Pero Mari Carmen tiene mucho dentro de ella. En cuanto despliega sus alas vuela con la misma facilidad de cuando tenía 19 años. No le hace falta nadie, le sobra personalidad, al menos ahora, ahora que vuelve a tener alas. Ahora, en Islas Mauricio, vuelve a ser persona, tiene alegría y lo mejor de todo es que la contagia a todo el que esté cerca de ella.

 

El tercer gran personaje de la película y pilar de ella es la relación entre ambos. Como dije antes, José Luis trata a su madre como una vieja pesada y no parece gustarle pasar tiempo con ella. Este viaje le hace darse cuenta de que su madre es una persona, además una persona muy especial. La película tiene momentos comunes, universales, que se dan en la relación de un hijo con su madre, me han parecido bien insertados y se palpan naturales. La química entre ellos es fantástica. Además de que son buenos actores, están completamente en su salsa. Los personajes parecen escritos expresamente para ellos. Es su hábitat natural.

Así pues, Amor de Madre es una película sencilla, sin grandes alardes, pero auténtica. No es la gran comedia loca que vas a reír sin parar, pero tiene ese balance óptimo entre comedia y drama que la hacen bien divertida, con momentos esporádicos para la carcajada. Mención especial para el personaje interpretado por Yolanda Ramos, muy loco y divertido.

Disfruten en familia de este canto a las madres, cuánto saben de nosotros y nosotros qué poco sabemos de ellas. Un beso muy grande mamá, te quiero mucho.

Crítica A 1000 km de la Navidad (2021) [Netflix]: Adiós, Verónica Forqué

Reseña
Amor de Madre
6
Artículo anteriorCrítica de ‘Estamos hechos para entendernos’ (2021): La clave es Violette
Artículo siguienteCrítica de Burbuja (2022): Un coctel descafeinado
Perdidamente enamorado del cine. Me marcaron desde pequeño Hitchcock, Spielberg, los Marx y Chaplin. Luego llegaron Kubrick, Kurosawa, Berlanga, Leone, Fellini y Wilder y el amor se convirtió en obsesión. Entre mis directores activos favoritos se encuentran Médem, Arofnosky, Tarantino, Park Chan-wook, Lars von Trier y mi mancheguito preferido, Pedrooooo. Mi película predilecta es la Noche del Cazador y por Lost MA-TO.