Estamos sobresaturados de adaptaciones de cómic norteamericano, así que esta versión de un manga japonés es agua de mayo (literalmente) en la cartelera. Trasvases del manga al cine han dado obras maestras indiscutibles como Old Boy y truños infumables como Dragonball Evolution. ¿Hacia donde irá esta adaptación de Caballeros del Zodiaco? Spoiler: Hacia Dragonball

Caballeros del Zodiaco fue un famosísimo manga de los 80 que llegó a España reconvertido en un anime y en una serie de juguetes más famosos todavía. Se trataba de un grupo de Drag Queens (con armaduras que parecían diseñadas por Locomía) cuya labor era proteger a una diosa. Más gay imposible. Cualquier parecido con la mitología griega era pura coincidencia, pero es llamativo ver cómo una cultura completamente ajena a la tradición occidental reinterpretaba los pilares de la cultura europea de la manera más camp imaginable.

Dos de sus componentes eran pareja, algo inaudito en ningún dibujo animado de los 80/90 y que despertó la ira de los de siempre. Se convirtió en todo un icono para los críos LGTBI, que podían ver a la hora de la merienda un referente que no tenían en ninguna otra parte. Y todo esto, vuelvo a repetir, a pocos años de morir Franco. Minipunto para Saint Seiya.

Caballeros del Zodiaco 02

Un niño polaco de esa generación es precisamente el director de esta adaptación cinematográfica, su primer largometraje tras una dilatada carrera como cortometrajista. Me da que en Polonia no se emitió Caballeros del Zodiaco, porque no hay absolutamente nada que nos recuerde al anime o al manga. Al igual que la saga Resident Evil, toma el nombre y el punto de partida del producto original para volar por su cuenta y crear un resultado completamente distinto (y peor). Parece que han comprado el nombre por motivos publicitarios, pero se podían haber ahorrado pagar la franquicia porque nadie la habría relacionado de ninguna manera.

Así pues, esto no es un cebo nostálgico para los niños m̷a̷r̷i̷q̷u̷i̷t̷a̷s̷ invisibilizados que veían las aventuras de Saint Seiya, el caballero de Pegaso defediendo a Atenea. Este Caballeros del Zodiaco no se ha realizado para ellos, sino para una nueva generación. Ahora bien, no tengo tan claro que tenga los elementos suficientes para enganchar a una nueva audiencia que jamás ha visto guerreros de pelo cardado y armadura dorada.

Nos trae una puesta en escena algo noventosa, con ralentizaciones en las escenas de acción y algo parecido a los cables de Matrix y Tigre y Dragón. Pero no nos olvidemos que estamos en los años 90, así que lo peor del CGI también campa a sus anchas.

La película está protagonizada por el actor norteamericano Mackenyu, que parece haberse especializado en live actions (Rouroni Kenshin es el más conocido, pero casi toda su carrera ha sido adaptaciones de mangas). Es un chaval bastante guapo al que los dioses del cine le dieron a elegir entre talento interpretativo y un pelazo espectacular. Obviamente eligió lo segundo, pero no nos engañemos: Todos habríamos hecho lo mismo (y lo sabes).

También pasaban por ahí Sean Bean, un poco perdido, y Famke Janssen, que puede ser la única chica Bond que haya tenido una carrera cinematográfica reseñable (Halle Berry y Michelle Yeoh no cuentan. La primera era famosa de antes y la malaya era una leyenda antes de firmar por la saga 007). Athenea está interpretada por Madison Iseman y fíjate que me parece un acierto de casting. Es muy joven, pero tiene cara de viejoven que hace creíble que se trate de una diosa con tres milenios.

El resto del reparto no tiene apenas recorrido. Se intuye que hay un trasfondo y recorrido detrás de todos ellos, pero se limitan a aparecer y poco más. Ese es el principal problema de la película: Un guion al que le dieron el visto bueno demasiado pronto (y eso que hay tres guionistas). Demasiados momentos «Porque yo lo valgo» y personajes de lo más plano. Tomasz Bagiński, el impronunciable director, tampoco aporta una puesta en escena o propuesta visual que nos haga olvidar el flojo libreto. Hay momentos, como ̷e̷l̷ ̷p̷l̷a̷g̷i̷o̷ ̷d̷e̷ ̷K̷a̷r̷a̷t̷e̷ ̷K̷i̷d̷ la escena de entrenamiento que ha de convertirlo en Caballero Pegaso, en que hay un amago de que podría haber sido una película de artes marciales. De haber seguido por ahí, le habría dado una personalidad dentro del sobresaturado panorama de acción estilo Marvel. Pero no. Lástima.

Caballeros del Zodiaco 01

Por cierto, señor Bagiński, que sé que me está leyendo. ¿Me puede explicar por qué Seiya, el protagonista, no se cambia de ropa en toda la película? Incluso durante el entrenamiento que ha de convertirlo en Caballero Pegaso y que se ve claramente que pasan días. Nada, no se lleva ni una muda el muy cerdo. Por lo visto, para convertirte en Pegaso tienes que oler a cuadra. Si no no me lo explico.

Resumiendo, si eres la Mariví de Ladilla Rusa y estás enamorada de cualquier mariconada, estos Caballeros del Zodiaco no están hechos para ti. Por el contrario, si no naciste en el Pleistoceno y no sabías que antes de Drag Race España existió Saint Seiya, pues lo mismo te hace gracia.

Avisado estás.

Reseña
Caballeros del Zodiaco (2023)
5
Artículo anteriorRepaso a la taquilla: Guardianes Vol. 3 directo a los 800 millones
Artículo siguienteOPERACIÓN TRIUNFO 2023: nuevos detalles de parte de Prime Video
Redactor de cinefilosfrustrados.com - Iba para DaVinci pero me quedé en Christian Gálvez
caballeros-del-zodiaco-critica-2023Seiya se pasa el tiempo luchando por dinero mientras busca a su hermana secuestrada. Cuando en una de sus peleas se le revelan poderes místicos que desconocía, Seiya se ve inmerso en un mundo de santos en guerra, antiguos entrenamientos mágicos y una diosa reencarnada que necesita su protección. Para sobrevivir, tendrá que aceptar su destino y sacrificarlo todo para ocupar el lugar que le corresponde entre Los Caballeros del Zodiaco.