El debut en taquilla de Avatar: el sentido del agua, se ha saldado con 441.6 millones a nivel mundial. En términos de futuro recorrido comercial es una cifra razonable y anticipada, pero arroja un posible problema que debe solventarse con una estancia prolongada en salas.

En el artículo de la semana anterior advertíamos que la secuela de Avatar, igual que su antecesora, e incluso Titanic, iba a tener un comportamiento en taquilla muy distinto al de los blockbusters que copan nuestras salas desde el cambio de siglo. Nada que ver con entregas de superhéroes o franquicias repletas de fans en las que la taquilla se da en apenas 2-3 fines de semana y nos permite precisar la cifra final con razonable margen de error. Avatar se contempla como un evento transversal, que quiere ver todo el mundo en el cine, pero con menor ansiedad que una entrega vengadora, galáctica o de magia en Hogwarts. Por eso los 434.5 millones del debut de Avatar: el sentido del agua son, sin duda, positivos y dentro de lo esperado. Pero hay un pero. Un posible peligro.

Empezamos, como siempre, por el mercado doméstico (EEUU + Canadá) con un debut de 134 millones. Cifra dentro de lo plausible una vez supimos los primeros datos del jueves noche (el fascinante mundo de la extrapolación merced a casos previos). Pudiera parecer, más allá de que es sin duda una excelente cifra, algo escasa. Insistimos: no tiene nada que ver con, por ejemplo, la locura de hace un año para conocer si en No Way Home aparecían 2, 3 o 89 Spider-Man distintos de otros tantos universos. Avatar, la original, debutó con 77.0 millones y terminó con 749.7. Es un multiplicador (primer fin de semana vs cifra final) de 9.7. En términos de blockbuster actual se suelen dar multiplicadores de 2 y algo, de 3 como mucho. ¿Lo ven? Avatar: el sentido del agua no tendrá el mismo que su predecesora pero con uno generoso de 4 ó 5 se iría a un final sobre los 600 millones. Sin descartar los 700-800 si logra uno contundente por encima del 5.

A nivel internacional (mundial menos doméstico), Avatar: el sentido del agua ha logrado 307.6 millones para un total de 441.6 a nivel mundial. Destacan los 57.1 de China, los 24.7 de Corea, 19.9 de Alemania, 19.3 de Francia, 18.1 de India, los 14.2 del Reino Unido ó los 7.8 de España. ¿Son malas estas cifras? En absoluto, siguen dentro de esa idea de largo recorrido (multiplicadores altos) pero debe confirmarse, de forma mucho más clave que con otros blockbuster, en los próximos días y semanas. La buena recepción crítica y de los que ya la han visto en los cines indica que debería de suceder lo previsto. Los 1000 millones internacionales deberían ser una realidad.

taquilla (01)

El pero, esa cifra que ya era algo dudosa desde hace un tiempo, llega desde China. Hace poco tiempo, antes de 2020, hubiéramos apostado por un horizonte sobre los 600 ó 700 millones sólo en China. Algo que podría llevar a la secuela de Avatar a erigirse como el mayor éxito de todos los tiempos (sin ajustar). Pero la situación de la pandemia con un porcentaje elevado de cines cerrados y una reducción drástica de las expectativas se ha saldado con ese debut de 57.1 millones. Ahora la cifra final parece dirigirse por debajo 200 millones.

Predecir la cifra final de taquilla de Avatar: el sentido del agua tiene su riesgo debido a esa incertidumbre sobre los multiplicadores. Los primeros datos de hoy lunes en Asia indican que ya se está produciendo. La amplia querencia por ver este film en las mejores condiciones (salas) disponibles ratifica esa posible vida comercial que se daría entre esta misma semana y muy probablemente casi todo el mes de enero. Con los 500 millones este mismo martes, y los 1000 este próximo fin de semana, Avatar: el sentido del agua no descarta, pese a China, poder llegar a los 2000 millones. En estos próximos días tendremos, seguro, una idea más clara de que tipo de mantenimiento se da con un film que, parece ser, todo el mundo quiere ver en el cine.

Artículo anteriorSam Heughan, protagonista de ‘Outlander’, visita Madrid de la mano de Movistar Plus
Artículo siguienteCrítica de ‘Alice in Borderland’ – Temporada 2 (2022) [Netflix]: Continúa el juego