Hola chicos, como predije ayer: hoy me CXXX en los Globos de Oro. Con una gala más sosa de lo habitual… la Alfombra Roja siguió con la misma tónica dominante.

Y es que este año nuestras estrellas han optado por el típico vestido de madrina del año de la polca. Lo más destacado de la alfombra de los Globos de Oro, por triste que parezca es que Sofia Vergara se ha pasado a las trasparencias, dejando de lado a su amado palabra de Honor. Y si esto es lo más destacado imaginaros el esfuerzo titánico que voy a tener que hacer para encontrar algo que sea sinónimo de buen gusto.

Globos de Oro 2017: Los premiados

Eso sí, la criba para lo peor… está reñidita.

LO MEJOR:

En el número uno, una correcta Brie Larson. Sin grandes excesos, una belleza clásica, un escote corazón, y una apuesta todo al rojo. El encargado de su vestido Rodarte. Menos es más, Mies van der Rohe lo sabia y Brie lo sabe.

La siguiente candidata, lo tenía muy fácil. Cuando eres una belleza como Mandy Moore, cualquier cosa te queda de vértigo. Ha lucido un look impecable. Un vestido azul noche con un escotazo de vértigo, cintura ceñida y mangas abiertas a modo de capa, con unas ligeras transparencias la convertían en una de las reinas de la noche. Naeem Khan tiene la culpa.

El diseño de Valentino para Enma Stone reflejaba a la perfección su película: la ciudad de las estrellas. Y ayudó a que Enma brillase con luz propia ya en la alfombra, antes de recoger su premio.

Fue la noche de Viola Davis, y Michael Korks ayudó. Simplemente perfecta. Una silueta sencilla pero un color atrevido y favorecedor y que destacaba con su piel de ébano. Una oda a que las mujeres maduras también son bellas.

Fue la noche del amarillo. Muchas actrices se decantaron por el supuesto color de la mala suerte. Maise Williams además confirmó que ya es toda una mujer deslumbrando en este diseño de la firma británica Ong Oaj Pairam.

BONUS TRACK:

La noche fue suya… Ryan Gosling deslumbró al estilo del viejo Hollywood. Todo un caballero.

LO PEOR

Ideal iba  Hailee Steinfeld con un vaporoso vestido de tul semi-transparente lila, de hombros al aire, abertura en la falda y larga cola, para ser el sueño de toda niña repipi. Vera Wang ha debido de inspirarse en las cortinas de la casa de Barbie para este diseño.

En una noche donde muchas de las actrices se han sumado a las mangas caidas y hombros al aire, la cazadora de tendencias por excelencia no podía ser menos. Sarah Jessica Parker, se convertía en un híbrido entre la princesa Leia y la Dama de Elche. ¿Será su particular homenaje a Carrie Fischer? Vera Wang firmaba el modelito.

Gucci y Felicity Jones tampoco estuvieron muy acertados. Demasiado romántica, demasiado naif, demasiado rosa, demasiados lazos y tules. Resumen: demasiado, hasta en seriedad. Una actriz joven que se echa años encima porqué sí. Zoe Saldana también se apuntó a los lazos en la cintura, y también suspende.

En el apartado señoras, incluiremos a Natalie Portman y Jessica Chanstain. Dos interpretes que no suelen fallar en estos eventos. A favor de Portman diremos que siempre es dificil vestir un embarazo, pero muchas lo han salvado… Natalie viste un Prada, y Chanstain también.

BONUS TRACK:

Ellos también la pifian en estilismo. El más cantado el curioso esmoquin de tejido de sofá de los 60, que Donald Glover llevó con mucha dignidad.

Advertisements